Seguidores Malévolos

Friday, April 29, 2011

43

Davo Valdés de la Campa (Cuernavaca, Morelos)

(1988) Escritor morelense. Estudiante de Letras Hispánicas en la Universidad Autónoma de Morelos. Forma parte del Comité Editorial de la Revista La Piedra. Columnista de La Jornada Morelos, Filmeweb y Habitantes de Moria. Fue beneficiario del Programa de Estímulos para el desarrollo y la creación artística 2009, en la categoría Jóvenes Creadores, en el área de cuento con su proyecto Sopor Aeternus y actualmente en el área de novela con su proyecto Las mariposas. En el 2010 publicó su primer libro de cuentos Relatos de un Mundo Depravado (Ediciones Zetina). Ha publicado en diversos medios escritos y electrónicos nacionales e internacionales.

El Niño Que Contempla

El destino con todos sus dientes va comiendo de nuestros fracasos;
-fracasos que coleccionamos en cajitas de cartón-
Y yo me voy llenando de la nada
-azúcar, limón, pedacitos de luz-
Vomito en este universo puntiagudo y volátil
y descubro que el destino muerde como perra
no suelta, no finge, no abraza –muerde-
porque las noches ya no son afables,
y los peatones han volado sobre calles
calles que lloran huellas
calles que han visto que
un vago salta y que todos los tristes
han volado sobre ríos –mares-
de coches estacionados,
muertos,
cosas que no marchan
–no somos caravana-
no somos familias
el destino dice, relata
de un rumbo que marcha, gira, sigue y regresa
lo llama Historia
lo llaman Vida
y yo no sé que quiera decir
no puedo traducir ni entender
pero el destino grita y apenas escucho susurros
una voz queda que habla de difundirse en la trascendencia de los cuerpos
veo en mí y no encuentro los mazos para
derrocar su curso inexorable.

Camino entre los matorrales bastardos
a través de puentes levadizos
puentes donde los niños aúllan por un mañana fugaz
niños que vende puertas que se ciernen sobre el vacío
Cuento los astros extinguirse en las ventanas sudorosas
revuelvo la sangre en tu vientre de cabra
bebo hasta el fin
ensayo en el espejo la mejor forma de irme
revelo cada misterio y lo devoro con tristeza
-azúcar, limón, fragmentos de sol-
con valor llamo a los soldados a beber de mis dedos
pero espero que lluevan gatos en la conciencia del ser
un viento gélido
un hombre que fue niño
un desierto azul
se detiene el destino por un segundo
sólo entonces me recuesto sobre la inmensidad.



Contacto:  http://lobowendigo.blogspot.com
                  davotanko@hotmail.com

1 comment: