Seguidores Malévolos

Saturday, May 14, 2011

51

Ramón Machón (Valencia, España)


(1966) Los primeros años de su infancia estuvieron marcados por la luz blanca del mar, el salitre, los pinares, el sabor de la sepia a la plancha (con mucho ajo y limón) y la leche de almendras. En 1972 su familia regresa a Extremadura, Badajoz, donde realizará sus estudios sin pena ni gloria, eso sí, con una buena formación musical, un primer amor y, consecuencia de este, los inicios en la poesía, desde entonces imprescindible. A los diecisiete años marcha a Madrid para comenzar sus estudios de Ciencias Políticas. Gana el concurso de poesía Cecilio Reino Vargas (y a extinto) y alterna la facultadcon la escultura, algunas lenguas eslavas (eslovaco, ruso y checo) y finalmente con su primer trabajo en el Hotel Ritz. En 1989 escapa, buscando lo inseguro e inestable, hacia la entonces llamada República Socialista de Checoslovaquia. Un año después se encuentra en la República Federativa Checa y Eslovaca, y tres años más tarde en la República Checa, donde reside y trabaja actualmente. Desde su salida de España ha trabajado como lector de español (mercenario) en la Universidad de Olomouc, traductor e intérprete, y patrón en la librería internacional, galería y café U Knihomola, de Praga. En la actualidad se dedica a la difusión de la cultura española en la República Checa, siempre escribiendo e indagando en otras formas de expresión. Ha escrito unos doce libros de poesía, que podrían ser uno. Drac 2005. Publicaciones: El amor, ese animal dormido. Edición: 1ª edic. Editorial: Fundación Drac. Palma de Mallorca, España. ISBN 13: 978-84-933893-9-0. Premio Fundación Drac 2005.


BIEN ES SABIDO

Bien es sabido que el tiempo pasa.
Te levantas un día, te miras
las manos cien mil veces recién
renacidas, y ves que tienes las uñas
largas de repente, muy largas y un poco
renegridas. (Tú que te creías
un hombre decente.) Espantado, triste,
abres tu mal sabor de boca ante el espejo
y descubres tus encías empañadas,
tus viejos dientes de azunácar requemado,
y ya no ves al azogue huir ante tu aliento
pues se lleva tu mirada al otro lado.

Bien es sabido que pasa el tiempo
demacrando: el estado demarcando
de la muerte, para dejar bien claro
quién irá fuera de la caja o dentro,
en el entierro, a quién bajarán a la fosa
y a quién en lista de espera enterrarán
mañana.

Bien es sabido que el tiempo pasa.
Pero olvidamos, porque conviene,
que puede caer súbitamente
el telón, la nevada, la vida,
precipitándose a mil muertes
por segundo. Dejando casas vacías,
familias y ciudades inertes.

Bien sabes que este sol nada significa.
Mentira es la transparencia, el modo
de brillar que tienen las pupilas
engarzadas en una carne firme y resuelta.
Incierta es la aurora y la vendimia
de los frutos, la tenaz belleza
que al amor a la sangre obliga.

Bien sabemos que para vencer al Tiempo
nada será suficiente: No faltemos
a la verdad entonces. No faltemos
a cada resurrección del cuerpo.


Contacto: http://machon.blogspot.com
                 ramonmmp@hotmail.com

No comments:

Post a Comment