Seguidores Malévolos

Monday, May 7, 2012

64

José Quezada (Ciudad de México)

1988. Ha publicado en las revistas Orla, Moria, La Jornada Morelos, La Piedra, Los Perros del Alba, Círculo de Poesía y en las antologías 20 cuentos para leer en… (EdicioneZetina, 2011), Después del instante (Moria y Simiente, 2011), y Carmina nostra (©acto ediciones, 2011). Fue asistente editorial del Fondo Editorial del Instituto de Cultura de Morelos. Actualmente trabaja el área de difusión de la revista Moria y en la oficina de redacción de La Jornada Morelos. Ha participado en los dos primeros encuentros estatales de poesía en Morelos: El Corazón de la Palabra; en la Constelación Poética Tijuana- DF- Cuernavaca- Oaxaca y en la presentación del Proyecto Orquesta Eléctrica y Cartonera en la Hostería La Bota.



Trenos
   a la memoria de las víctimas

primero fue mi rostro y el de ellos
uno a uno empujados al vacío
hasta entrar ciegos
y sin voz
con la lengua amputada
y los parpados quemados
en la mandíbula del cerdo y en la saturación del fuego

primero la hoguera
la primera llama
primero fue mi rostro
y su rostro
y los recortes de prensa
los sacrificios en que te sumergieron
hasta ahogarte
el lamento enterrado
subterráneo
la Décima Plaga
y el primer sacrificado
ante tu puerta
nadie intentó escuchar
nadie pareció preocuparse
50 mil primogénitos 150 mil 200 mil
no hay cifra
reducidos a ceniza
en que me hundí
y nos hundimos
(allí supe que lloraban desgarrados)
en las cajas de madera
(supe que arañaban la tapa al ritmo del rosario)
temiendo a la gravedad
de la enloquecida balanza de La Ley
la helada punta de la bala
y la caliente mandíbula del cerdo

primero la mutilación
uno a uno
éramos jóvenes
saltando al vacío
los vídeos y los testimonios
la gran marcha hacia el abismo
una cifra más o una menos
no significan nada
en la saturación del fuego

primero la historia del cerdo devorando a un niño
y ellos
los arrojados al vacío claman
pidiendo
de rodillas
oración
los nudos de los trenos
en el nudo
la cola de las velas en el fuego
en el extremo ciego
de rodillas diciéndote
y clamando
que nunca intentaras hablar a solas con el cerdo
que nunca te quedaras
a solas con el cerdo
en un extremo ciego
en la mandíbula
en la saturación del fuego
empujado al vacío
con los parpados quemados
la lengua amputada


Contacto: negralechedelalba@gmail.com

1 comment: